Cambio radical

Una persona verdaderamente salva cambia su estilo de vida. Porque el que es nacido de Dios no practica el pecado, es decir, no vive pecando. Lo que no quiere decir que ya no peca.

Las buenas obras son producto de mi conversión, más no porque creamos que con obras obtenemos la salvación. Sino porque queremos vivir agradando a Dios en vez de al resto o a nosotros, haciendo lo que nos gusta.

Es por esto que la vida cristiana es para valientes, para personas esforzadas, porque mientras estemos en la tierra vamos a pecar y vamos a ser tentados. Vamos a querer seguir haciendo las cosas a nuestra manera, callando a esa voz que nos dice que lo que estamos haciendo no esta bien. El decir no a algo que nos encanta hacer es lo que hace de la vida del cristian@ una vida llena de dificultades, por eso Jesús nos dijo que es difícil entrar en el reino de los cielos, y que muchos no podrán hacerlo:

“Esfuércense por entrar por la puerta estrecha – contestó -, porque les digo que muchos tratarán de entrar y no podrán. “

Lucas 13:24

Porque queremos hacer las cosas a nuestra manera, en vez de hacerlo a la manera de Dios. Y muchas veces negamos la existencia de un Dios que nos ama por sobre todo para hacer las cosas que nos gustan y que no nos convienen.

Ten presente que no basta con confesar con tu boca que Jesús es el Señor de tu vida, o bautizarte. No basta solamente hablar de otros de Dios, de ir a la Iglesia todos los Domingos, de participar en algún ministerio de la Iglesia si nada de esto viene acompañado de un cambio radical en tu estilo de vida. Y por favor no me mal interpretes, no estoy diciendo que estas cosas sean malas, te estoy diciendo que ninguna religión en el mundo te puede salvar.

“No todo el que me dice: “Señor, Señor”, entrará en el reino de los cielos, sino sólo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo. Muchos me dirán en aquel día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre expulsamos demonios e hicimos muchos milagros? Entonces les diré claramente: “Jamás los conocí. ¡Aléjense de mí, hacedores de maldad!

Mateo 7:21-23

El ser obedientes a Dios es lo que nos hará dormir todas las noches tranquil@s pensando en que nuestro Señor Jesús puede llegar en cualquier momento y así podremos ir juntos.

El cristianismo involucra un cambio radical de vida. No es simplemente el haber aceptado a Jesús un dia en una Iglesia y seguir viviendo tu vida igual o peor que antes. El verdadero cristianismo es el que renuncia a una vida pasada de pecado, de cosas que lastiman el corazón de Dios y volver a Él totalmente arrepentid@ sin volver a atrás.

Dios te bendiga

DC

Nota: La imagen mostrada fue tomada del blog cootsona.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *