Paciencia

Esta semana conversábamos con unos chicos acerca de la paciencia. Y en realidad es un tema del que podemos hablar por varias semanas. Sin embargo, en esta semana quiero que pensemos en la paciencia que como cristian@s debemos tener con las personas.

Hay personas que perdemos la paciencia mucho más rápido que otras, y quiero empezar este tema, diciendo que es algo que todavía no puedo cambiar del todo en mi vida. Es una parte de mi vida que todavía queda por transformar. Sin embargo, es necesario que como hij@s de Dios lo intentemos cada día en cada oportunidad que se nos presente.

Tal vez has escuchado que cuando pides paciencia a Dios, Él te da problemas. Pues en realidad es cierto porque la única manera de aprender a ser paciente con las personas es a través de cosas que te hacen perderla. Por ejemplo, eres de las personas que como yo, te disgusta repetir las cosas? Entonces eres intolerante con otras personas.

Por esta misma razón es necesario que sigas leyendo. Y así juntos recordemos cuál es nuestra labor como cristian@s para con el resto:

“No hagan nada por egoísmo o vanidad: más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos. Cada uno debe velar no sólo por sus propios intereses sino también por los intereses de los demás”

Filipenses 2:3-4

Cuando leemos lo que Dios dice en su palabra y lo comparamos con nuestra manera de pensar es cuando las cosas se vuelven difíciles, porque nuestra razón y manera de pensar nos dice lo contrario. El mundo nos grita a diario que lo único que importa eres tú. Si te gusta algo, si quieres hacer algo, hazlo!.

Sin embargo, el cristianismo es básicamente dejar a Jesús gobernar tus pensamientos, sentimientos y razón. En realidad el/la jóven cristian@ no es conocido porque sigue a sus amigos, sino a Jesús. Muchas veces te pasará que la gente que creías que eran tus amigos, cuando los necesites no estarán ahi, sino solamente Jesús quién por más que lo rechazes siempre estará a tu lado si lo buscas.

“¿Quién nos apartará del amor de Cristo? ¿La tribulación, o la angustia, la persecución, el hambre, la indigencia, el peligro, o la violencia? Así está escrito:

Por tu causa siempre nos llevan a la muerte; ¡nos tratan como a ovejas para el matadero!”

Romanos 8:35-36

Sin embargo, continúa el versículo, nada nos apartará del amor de Dios. Es importante que tengas en mente, que la paciencia es una manera de demostrar que amas a los demás y que el amor que Dios nos da no es sólo para nosotros, sino para que lo demos a los demás, y una manera de hacerlo es comenzando a ser más pacientes.

Dios te bendiga

DC

Nota: La imagen mostrada fue tomada de la página efotosbebes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *