Vivir mi vida

Los cristian@s estamos llamados a ser los discípulos de Cristo, es decir, los seguidores de Jesús. Sin embargo esto es algo que todavía no lo hemos aprendido. Porque todavía como jóvenes queremos seguir haciendo lo que nos plazca.

Y si talvez no lo sabías, el cristian@ está llamad@ a no ser ni hacer lo que el/ella quiera, sino lo que Dios quiera que sea y haga. Obviamente muchos de ustedes que están leyendo estas palabras se molestarán por lo que les digo, pero no por eso puedo dejar de decirles la verdad, lo que dice Dios en su palabra.

“El hombre propone y Dios dispone.”

Proverbios 16:1

Sin embargo, varios de nosotros conociendo esta verdad de todas maneras hacemos lo contrario a lo que Dios quiere para nuestras vidas. Y salimos con amigos que no nos convienen, vamos a lugares que no nos edifican, estamos en relaciones con personas incrédulas, tomamos, fumamos, vemos pornografía, tenemos relaciones sexuales fuera del matrimonio, etc. Pensando así que somos felices y que estamos viviendo simplemente nuestra vida, nuestra juventud.

Nada más alejado de la verdad, nada más que ciegos y estamos tan mal pensando que así somos felices. Lastimosamente esto no es fácil de aprender, y muy pocos jóvenes aprenden simplemente con palabras, la mayoría no tomamos en cuenta esos consejos y salimos al mundo a verificar por nuestra cuenta si es verdad si todas esas cosas son tan malas como nos dicen.

Y probablemente ahora que estás en esta etapa de vivir tu vida y probar cuanta cosa se te presente no te des cuenta de las cosas que estás haciendo y obviamente ahora no tiene ninguna consecuencia porque cuando fumas o te drogas no te mueres al día siguiente, sino más bien que todo eso que comienzas a probar te parece lo mejor que has hecho.

Déjame decirte nada más esta verdad, que todo vicio, sea de alcohol, drogas, pornografía o cualquier otro, comienza con una probadita. Comienza con una primera vez para conocer simplemente, pero no todos pueden salir de esa vez y así comienzan una adicción.

Finalmente decirte que el dolor que provocas en la vida de tu madre, padre, herman@s, parientes y amig@s por tu forma de ser, será la carga que tendrás que llevar cuando te des cuenta de que lo hiciste estuvo mal; cuando tal vez sea demasiado tarde para dejar ese vicio o cuando te despiertes un día siendo papá o mamá a las 16 años.

Dios no quiere eso para tu vida, Dios quiere verte grande, quiere que te acerques a Él para que puedas vivir una vida alejada de todas estas cosas, para enseñarte que no necesitas de licor, drogas, tabaco o sexo para divertirte. Quiere decirte que murió por ti y que te ama con su vida.

“Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en Él no se pierda, sino que tenga vida eterna.”

Juan 3:16

Dios te bendiga

DC

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *