Tiempo de enamorados

Continuando con el tema que tratábamos en la semana anterior, en esta ocasión quiero hablar sobre el tiempo aconsejado para comenzar una relación de enamoramiento.

Partamos del hecho que nosotros al ser cristian@s debemos ser diferentes al resto, y sobretodo debemos ser seguidores de Jesús; es nuestra responsabilidad el que luchemos por cambiar nuestros malos hábitos, dejar nuestros vicios y buscar una vida que glorifique el nombre de nuestro Dios.

Es por esto que es importante que comprendas primero que el enamoramiento del que se habla en la Biblia no es de corto sino de largo plazo, es decir, no se habla de un enamorad@ sino de un novi@. En la semana anterior definimos estos términos y puedes recordarlos para que te quede más clara la idea.

Por esto es que cuando estés preparad@ para tener una relación amorosa con una persona debe ser con la vista puesta en el matrimonio. Dejando de lado todas aquellas relaciones que no tengan ese fin y que ahora se conocen como relaciones esporáneas, de verano, vaciles, etc.

Tú como cristian@ eres quien debe forjar tu vida; así cuando llegue el gran día de tu matrimonio con la persona que Dios ponga a tu lado, te derás la cuenta que todo valió la pena; pues será un acto público con alegría y no como ahora much@s cristian@s que tienen que casarse porque la chica quedo embarazada y a escondidas.

“Dios hizo todo hermoso en su momento, y puso en la mente humana el sentido del tiempo, aun cuando el hombre no alcanza a comprender la obra que Dios realiza de principio a fin.”

Eclesiastés 3:11

No es recomendable que tengas un enamorad@ en la etapa de adolescencia, porque en esta edad generalmente no se tiene claro lo que se quiere hacer y aún menos la persona con la que un@ quiere pasar por el resto de la vida.

“Estén alerta y oren para que no caigan en tentación. El espíritu está dispuesto, pero la carne es débil.”

Mateo 16:41

Recuerda que tu cuerpo es débil, que por más que pienses que no caerás en la tentación de tener relaciones sexuales antes de casarte lo harás porque estás jugando con fuego. Crees que no haces nada malo con esas caricias por todo el cuerpo o esos besos largos e intensos, pero lo cierto es que estás haciendo que tu cuerpo comience a exitarse por esas caricias y besos. Y créeme que por más que tu no quieras, caerás.

Te pido que pienses primero en tus estudios, pues la etapa de adolescencia es para estudiar, tener amig@s, prepararte para una carrera universitaria. No te afanes como lo hice yo por “ayudarle” a Dios a buscar esa persona para ti. Deja que las cosas se den por sí solas. Si Dios te dice que no en este momento, no es porque no te ama, sino porque quiere evitarte grandes dolores que no estás preparad@ para vivirlos, así como para ser padre o madre muy jóven.

Dios te bendiga

DC

Nota: La imágen mostrada fue tomada de la página haztua.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *