Cuando honrar a nuestros padres se vuelve difícil

¿Qué pasa cuando tu madre o tu padre son groseros contigo? ¿Cómo actuar? Esto es lo que quiero que hablemos un poco en esta semana. Y como probablemente sepas como empezaremos, lo haremos con lo que Dios nos dice: obedecer y respetar a nuestros padres.

“Honra a tu padre y a tu madre, para que disfrutes de una larga vida en la tierra que te da el Señor tu Dios.”

Éxodo 20:12

Esto significa que nosotros como hij@s estamos bajo su autoridad y debemos respetar sus reglas. Pues no solo mientras vivas en la casa de tus padres tendrás que obedecerlos como much@s creen, sino que el respeto deberá darse aun cuando ya te cases y formes tu propia familia. Esto no significa tampoco que tu madre podrá ordenarte que vayas a su casa todos los días cuando ya estás casad@, pero si implica que te seguirá exigiendo el respeto a los demás, el amor a Dios y todas las cosas que te ha enseñado.

¿Pero qué si nos ofenden nuestros padres sin una justa razón? ¿Igual debo respetarles? Si, y esto es lo más difícil. Porque puede ser que tu tengas una actitud positiva y respetuosa hacia a tus padres, pero tus padres en algún momento de ira pueda que te lastimen con actos o palabras. Pues tus padres son personas imperfectas igual que tú y que yo. Y por esa misma igualdad, tienen defectos y virtudes. Piensa que tus padres y nosotros como sus hijos, no sabemos como hacer muchas cosas, y que por eso fallamos. Todos necesitamos del mismo maestro para que nos enseñe a ser hij@s y para que nos enseñe a ser padres.

“Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma.”

Mateo 11:29

En su momento Jesús nos juzgará a todos, y nosotros como hij@s deberemos rendirle cuentas cuando nos pregunte por nuestras actitudes de irrespeto o deshonra a nuestros padres. Y de la misma manera les preguntará a nuestros padres por sus actos buenos o malos con los hij@s que Dios puso en su manos para educar.

En presencia de Dios y de Cristo Jesús, que ha de venir en su reino y que juzgará a los vivos y a los muertos…

2 Timoteo 4:1

Ten presente que nosotros al igual que nuestros padres cuando eran pequeños o jóvenes lo único que queremos hacer es divertirnos y pocas veces pensar en un futuro. Pero ese futuro llegará muy rápido y si Dios así lo permite te permitirá formar tu familia y ahora serás tú el padre o la madre que tendrá a un hij@ que pretende salirse de tus manos y hacer caso omiso de las reglas que tú como su autoridad le impusiste. Piensa que lo que sembramos es lo que cosechamos.

Dios te bendiga

DC

Nota: La imágen mostrada fue tomada del blog montessoricomunica.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *