Dime con quien andas y te diré si Dios está de acuerdo

Esta semana vamos a hablar de las amistades que no convienen. No solo porque nuestros padres o familiares nos los digan, sino porque muchas veces nosotros mismos sabemos que no nos convienen. Sin embargo, y ese es el mayor problema, no lo admitimos ni queremos alejarnos.

Personas que fuman, beben, irrespetan a sus padres, tienen sexo fuera del matrimonio son el tipo de amistades que no nos convienen; pero por alguna razón para algunas personas no es suficiente que sus amig@s hagan lo que Dios prohibe o todo lo contrario a lo que Él nos manda, sino que los justifican.

No pretendas cambiar al mundo y en especial a esos amig@s que tienes si no lo puedes. Tómalo en serio, esto no es un juego, se trata de tu vida. Nosotros estamos llamados a ser la sal y luz de este mundo, pero no lo podrás hacer si sigues creyendo que puedes cambiar la actitud y actos de otros. Debes comprender que tú no puedes cambiar a nadie más que a ti mismo, porque solo Dios es quien cambia vidas. E incluso para cambiar necesitas la determinación que sólo Dios te puede dar.

Algunos pueden pensar que son lo suficientemente maduros para no caer en los mismos vicios que tienen sus amig@s, que ellos no van a caer en pecado porque se lleven con estos chic@s. Lo cierto es que es mucho más fácil que ellos te halen hacia el mundo que tu los subas a la santidad que Dios busca en nuestras vidas.

“El que con sabios anda sabio se vuelve; el que con necios se junta, saldrá mal parado.”

Proverbios 13: 20 

No te digo que no hables con otras personas que no sean cristianas, digo que no intimes con estas personas, y no me refiero a tener relaciones sexuales, sino a no compartir tiempo en actividades comunes que sabes que no glorifican el nombre de Dios y donde lo único que ganaras es aprender de estas amistades.

Ahora por lo menos alguien te ha hablado, si decides seguir en lo mismo sabiendo que lo que haces con esos amig@s no te conviene, recibirás las consecuencias de tus actos. Estas palabras no son otra cosa que consejos que pretenden evitarte el dolor de decisiones posteriores incorrectas, que buscan evitar que cometas errores graves en tu vida.

“¡Ya se te ha declarado lo que es bueno! Ya se te ha dicho lo que de ti espera el Señor: Practicar la justicia, amar la misericordia, y humillarte ante tu Dios.”

Miqueas 6:8

Finalmente, no confundas el amor por nuestro prójimo y buscar su salvación con lo que te estoy diciendo. El hablar y pasar tiempo con otras personas no cristianas no es el tema de esta semana, pero el practicar actos y cosas que sabes que no son correctas por tus amistades es lo que debes pensar.

Dios te bendiga

DC

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *